INTRO “Urbanitas entre versos”

Fotos leído por Antonio Cuenca
a modo de intro para el programa Urbanitas entre versos
al que fui invitada este marzo para charlar y leer,
nos lo acabamos flipando y quedó muy guapo!!

 

Anuncios

Ponerle cara al amor

sprays cenital

Como si fuera a GASTÁRSEME antes de usarlo a tiempo EL AMOR
es que lo he conservado tanto
en el cuenco de las manos

del frío al principio
más tarde de los desmayos
y de los amores que no me quisieron
ya un poco después

Cuanto más vivo
más me da la sensación de no haber amado lo suficiente

protejo la intimidad
de lo que no supe hacer
negándome a la concesión
de darte la razón
( por no mentir )

anticipándome quizá
a que alguien que me espía pueda venir a quitármela

Y aun así m’entrego
a pecho abierto

me he dejado vivir mientras me rendía, casi diría
que me han mimado más de la cuenta

me regaron crecer
hasta que poco a poco
me fui secando

Por ninguna razón, sacarle brillo al cariño
a los Países Bajos
a la contradicción mía

te me quedaste entre los dientes
como una duda
avergonzada de su segunda niñez

decir tu nombre sin pielesrojas, caída
mirarte mi boca
jugar al sol con la luna

Te he estado escribiendo la misma misteriosa carta una y otra vez
para cuando aparezcas DÁRTELA
sin aviso

tenerla ya preparada de hace siglos

no anoto necesidades, tranqui
es más bien desconcierto

una despedida loca de un zeppelin ardiendo

Pero dime que me quede y lo haré

sé que no estás en Madrí,

seguir donde lo dejamos
“no me hagas decirlo”

un sueño en el que te iba a haber querido,
de frente

y te quise

te quise detrás de ti

te quise detrás de ti y en todas partes _

Death Valley ’92

deathvalley92

Hay un desierto de sal en el Death Valley.
Dicen que el mar se secó.

Lo atravesamos los 4 cuando yo tenía 5.
Llevaba una espada de plástico que me habían regalado en el Excalibur
por decir mal -sin querer- mi cumpleaños. Dije 14 cuando en realidad nací el 15.
Me hice un lío con la fecha de mi hermana, el día de los enamorados.
Y a ella, por supuesto, le pareció totalmente injusto.

Se ve que dejó de llover.

Entre California y Nevada, carreteras largas donde forman espejismos la calima y el asfalto.
El horizonte asoma el valor de los valientes. Sueña la utopía el sol naciente.
Los americanos dicen que al conducir por ahí es fácil quedarse dormido (con los brazos al volante, sin ningún movimiento…), así que es aconsejable poner la radio.
En esas tierras suena desde Elvis a sermones cristianos.
Depende de la emisora, remotas décadas, country, cerveza fría, pies columpiando en rancheras.

Y pensar la de aventuras que secretan estos pasos.
Puede comerte la desesperación si te quedas mucho parado.
Si estás con alguien, puede que discutáis, y al esperar a que pase un coche al que con suerte subir, las Black Mountains jugarán con vuestra percepción. Has oído algo?
Se está haciendo de noche.

Papá nos tiró una foto a las tres con una niña a cada lado.
A la altura de los ojos de Nadia. Con mucho suelo y bien de cielo.
Vamos igualitas las dos.
Mamá sale con una de esas camisetas del Montgomery Mall.
Está radiante como los recuerdos para toda la vida, como sólo ella…

Simplemente, se evaporó el agua.
Si escarbabas no era tierra, ni arena, ni nieve.
Eran cinco pies de sal. Compacta.

Apretada a su memoria blanquecina _